Si te sientes atraído por una chica pero no sabes cómo profesarle tu amor, lo que necesitas son poemas para enamorar, para que de este modo puedas darle un toque de romanticismo a tu cortejo. Si las palabras no te salen para ganarte una sonrisa de esa chica, utiliza la poesía como recurso, por si no lo sabias siempre ha sido para la mayoría de las mujeres una parte importante en sus vidas, si realmente deseas llamar su atención, regala un hermoso poema.

Los poemas para enamorar son verdadero arte que encandila a las mujeres, pero si no tienes mucha destreza en la poesía, en esta página te ahorramos el trabajo y brindamos a tu disposición la mejor selección de los poetas más reconocidos, solo basta de unos cuantos segundos para seleccionar el regalo ideal para la chica que te gusta y hacerle saber lo que sientes en un sencillo y bello detalle.

Poemas cortos

Cuando me preguntan cual fue el mejor regalo que he recibido, yo recuerdo aquellos poemas cortos que una vez escuché de los labios de una persona especial y que gracias a Dios hoy sigue a mi lado, ya que demostró que ese amor que me tenía era verdadero y que ninguna otra persona haría lo que ella podría hacer por mí.

Una vez yo tenía el corazón roto y me encontraba solo lamentándome de mi desgracia por estar tan desolado, en eso dicha persona que me amaba y venía siguiendo cada día de mi vida se acercó y dijo algo que realmente me supo abrir los ojos y me hicieron ver que en realidad había alguien amándome en secreto y que así como yo me sentía por esa persona que me rompió el corazón, ella sentía que quizás yo nunca le iba a corresponder, sin embargo ella tuvo el valor de decírmelo y así empezó esta historia de amor. Estando yo triste, ella se me acerca y me dice lo especial que era en su vida, que a veces detestaba que yo no veía los detalles que ella tenía para conmigo, quizás porque fue muy indirecta y esta vez decidió ser directa y me recitó los poemas que verás en las siguientes imágenes.

Aunque después de recitarme dichos poemas cortos ella quiso irse, yo me dí cuenta que en realidad si sentía algo por ella, pero que quizás nunca la ví con los ojos del corazón, así que la detuve y la besé como nunca lo había hecho, es allí donde el amor dentro de mí floreció y alivió todo el dolor que mi corazón sentía, ahora estaba feliz y muy dichoso de haber encontrado el amor de mi vida.